jueves, 4 de marzo de 2010

[...]
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

- Pablo Neruda, "Puedo escribir los versos más tristes esta noche."

6 comentarios:

violeta c dijo...

entre el polvo.


je
je
je

lupe dijo...

._. nunca que recibi tu llamada

Camila dijo...

sos genial tuni

Like Kafka On Prozac. dijo...

señalador como para bruno? O:

Rosaura dijo...

aaaaaaa neruda, sólo neruda puede esto eh. Increíble. Menos mal que existe la literatura, mi dió.

Un beso

flor nicollini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.